Viajar al Monte Koya: la excursión en Osaka que te llevará al epicentro sagrado del budismo en Japón

Redactado por en oct 9, 2014

Japón es uno de esos destinos turísticos que te emociona, que te sorprende en cada recoveco porque ofrece una combinación entre espiritualidad y modernismo. Aunque parezca mentira, visitar mausoleos y cementerios se convierte en una experiencia turística inigualable.

 

El mausoleo de Kobo Daishi en el Monte Koyasan es un claro ejemplo de ello. Siendo un destino que no puedes dejar de visitar por tratarse de una zona repleta de templos sagrados envueltos en un aura especial. Si tu viaje es de aproximadamente 21 días en Japón y el itinerario incluye Osaka lánzate a esta aventura a tan sólo 2 horas de viaje.

Imagen del mausoleo de kobo Daishi cubierto de musgo

© 2012 cotaro70s, Flickr | CC-BY-ND
Mausoleo de Kobo Daishi en el Monte Koyasan

Pero atención tiene un coste adicional al no estar incluido en el Japan Rail Pass aunque sin lugar a dudas: vale la pena.

Imagen de las estatuas con gorros budistas del mausoleo de Kobo Daishi

© 2013 Thilo Hilberer, Flickr | CC-BY-ND
Mausoleo de Kobo Daishi en el Monte Koyasan

Koyasan ofrece una amplia variedad de experiencias, desde la visita a múltiples templos y mausoleos hasta el alojarse en templos con 1.000 años de historia. En especial os recomendamos visitar el mausoleo de Kobo Daishi y alojaros una noche en alguno de los templos budistas más conocidos de la prefectura de Wakayama como son: el templo
Shukubo Ekoin a tan sólo unos pasos del cementerio de Okunoin o el templo de Fukuchiin-in, muy bien valorado.

Imagen de la entrada del Templo Fukuchiin-in

© 2012 Eunice, Flickr | CC-BY-ND
Entrada al Templo Fukuchi-in en el Monte Koyasan

Cementerio de Okunoin en Koyasan

© 2012 Stéfan, Flickr | CC-BY-ND
Cementerio de Okunoin en Koyasan

Para poder visitarlo deberás acceder a través del puente Minyo-no-hashi, donde podrás recoger agua para echar sobre las cabezas de las estatuas Jizo (o guardianes de las almas de los bebés muertos, las mujeres embarazadas y los viajeros) como ofrenda para formar parte de una tradición muy importante en el Japón tradicional.
Jizo o Ksitigarbha es un Bodhisattva (seguidor del camino de Buda) el cual es el protector de las almas de los niños que murieron de forma prematura y han quedado atrapados en el limbo espiritual de la orilla del Sanzu. La panorámica desde este punto del puente es digna de fotografiar, ya que al cruzarlo hacer fotos está prohibido.

Imagen de peregrinos mojando a los budas con agua sagrada en el cementerio de Okunoin

© 2013 Akuppa John Wigham, Flickr | CC-BY-ND
Estatuas Jizo en Kobo Daishi en Koyasan

La excursión turística de la zona empieza con la visita de dos templos: el mausoleo de Kobo Daishi o Gobyo y el Hall de las Linternas.

El mausoleo de Kobo Daishi

Inspirado en el monje budista Kūkai, fundador de la secta Shingon considerada una de las escuelas más importantes del budismo japonés y entre las tántricas fuera de India y Tibet, este mausoleo se encuentra en el Monte Koya o Koyasan.

Mausoleo Kobo Daishi

© 2013 Xiaojun Deng, Flickr | CC-BY-ND
Mausoleo Kobo Daishi alrededor del Templo Okuno-in

 Templo de las linternas en Koyasan

© 2008 Rosino, Flickr | CC-BY-ND
Templo de las linternas en Koyasan

El mausoleo se encuentra detrás del Templo de las Linternas (Toro-do Hall), y es aquí donde descansa este monje tras su muerte en el año 835.
El cementerio posee una estética conmovedora, donde se encuentran más de 200.000 tumbas, algunas de ellas de importantes personajes japoneses como nobles, samuráis,
sacerdotes, entre otros. La magia de este cementerio recae en el aura espiritual que lo invade, la mezcla de las tumbas y la naturaleza nos regala un entorno singular, por un lado natural y por otro espiritual. Pequeños farolillos iluminados guían el camino desde el templo hacia el cementerio a través de un camino adoquinado que desprende paz en cada paso.
Tras dos kilómetros de visita, se llegará al Goybo donde descansa Kobo-Daishi. Si bien está cerrado al paso de turistas, en este lugar se cree que este sacerdote no ha muerto
sino que descansa en eterna meditación a la espera del futuro Buda: Miroku Nyorai. También os recomendamos la visita del Toro-do o Templo de las Linternas o Faroles, una sala que posee más de diez mil lámparas japonesas que llevan ardiendo desde hace más de mil años.

Imagen del mausoleo Kobo Daishi durante la noche

© 2008 Rosino, Flickr | CC-BY-ND
Visita nocturna al mausoleo de Kobo Daishi en el Monte Koya

La visita nocturna al Okunoin es toda una experiencia para nuestros sentidos, sin embargo es importante saber que el cementerio posee zonas no iluminadas y la sala de
los faroles al igual que otras estancias actualmente no son accesibles. Si buscas un destino especial desde la prefectura de Osaka, visita el templo Okunoin y el mausoleo Kobo-Daishi en una excursión a medida desde Osaka donde disfrutarás de un entorno donde la espiritualidad pagana y religiosa se fusiona con la naturaleza. Además si eres de aquellos viajeros que le gusta caminar por rutas de senderismo, este
destino es para ti ya que se encuentra en la ruta Kumano dentro de la peregrinación de los Montes Kii, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Podeís encotrar más información en los siguientes enlaces:

https://www.turismo-japon.es/descubrir-japon/japon-por-zonas/kansai/excursiones-en-kansai/wakayama-ken/monte-koya

Guía del templo Ekoin:

http://www.ekoin.jp/en/index.html

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR